Paul Otlet

Paul Marie Ghislain Otlet nació en Bruselas, Bélgica, en 1868, y estudió en las universidades de Lovaina, París y Bruselas, graduándose como abogado en 1890. Otlet es considerado el fundador de la ciencia de la bibliografía y de lo que actualmente se considera la ciencia de la documentación. Su sueño era que todo el mundo tuviera acceso universal al conocimiento, para conseguir que nadie sintiera miedo o rechazo hacia los que son diferentes y conseguir que todo el mundo viviera en paz. Con ese sueño en mente Paul crea en 1895, con ayuda de La Fontaine, una red internacional para la cooperación entre bibliotecas y bibliotecarios, la Oficina Internacional de Bibliografía y establece un «directorio bibliográfico universal» para recopilar toda la literatura del mundo, independientemente del lugar de procedencia o de la época de su autor. Para facilitar el acceso a una mayor cantidad de personas a la información en 1905 idearon el sistema de «Clasificación Decimal Universal», el sistema para ordenar y clasificar obras todavía vigentes en bibliotecas de todo el mundo. También crearon el Instituto Internacional de Bibliografía Sociológica, que se encargaría de registrar todos los hechos y escritos de la sociedad. En 1895 tenía ya más de 400.000 registros.

Otro de sus logros fue el Mundaneum, cuyo objetivo era reunir en un único lugar todo el conocimiento humano del mundo en todas sus formas en un directorio bibliográfico gigantesco, universal e innovador, que permitiera encontrar una lista de bibliografía sobre cualquier tema. Como complemento al Mundaneum, Otlet creó a partir de 1920 la Enciclopedia Universalis Mundaneum, un nuevo concepto de enciclopedia con fichas que contienen resúmenes sobre todos los temas del conocimiento humano. Centralizar ese conocimiento obligaba a las personas a trasladarse al Mundaneum, así que ideó una versión portátil, la Mundoteca, que puede considerarse como un precursor del ordenador personal. La Mundoteca era un mueble hecho de madera que contenía libros esenciales, atlas en forma de enciclopedias visuales, registros bibligráficos, microfilms y el Repertorio Bibliográfico Universal, todo ello indexado según el sistema de clasificación decimal universal. Aunque Otlet pensó que con el tiempo todo el mundo tendría una Mundoteca en sus hogares, lo cierto es que nunca llegó a construirse una.

Cuando la recolección de datos del Mundaneum comenzó a volverse titánica y alcanzó cerca de los 12 millones de registros, Otlet se dio cuenta que sería imposible finalizar dicha labor; por lo que pensó que lo mejor sería que las máquinas se hicieran cargo de esta tarea, e incluso pensó que además del registro, las máquinas realizaran hipervínculos.

Modernamente al proyecto de Otlet se le ha conocido como «el Google de papel». Aunque a la utopía de Otlet también se le podría llamar «la Wikipedia de papel» o, para ser más amplios, «el Internet de papel». Este filántropo quiso crear una imagen en movimiento del mundo, su memoria, su verdadero doble. Para Otlet el libro perfecto era la humanidad perfecta y dedicó toda su vida a conseguirlo.

Bibliografía: 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s